“Todas podemos pasar por una situación de violencia y todas podemos salir” – Entrevista a Valeria Segura y Paula Talamonti, abogadas del CAV

Por el equipo de Radio JS

Valeria Segura y Paula Talamonti forman parte del CAV, el Centro de Atención a Víctimas de Violencia de Género que funciona como programa de extensión de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP. El CAV ofrece asesoramiento y acompañamiento jurídico gratuito a personas que estén transitando situaciones de violencia de género.  

¿Qué es en definitiva el CAV? ¿Quiénes lo conforman?

Paula: el CAV es un proyecto de extensión que depende de la Secretaría de Extensión de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de La Plata. Es un proyecto que nace en el año 2012 y está conformado por compañeras y compañeres feministas que lo que hacemos es asesoramiento, acompañamiento, orientación y patrocinio jurídico gratuito a mujeres y personas de las disidencias sexuales que transiten situaciones de violencia de género.

Trabajamos en tres áreas: si alguien necesita venir a vernos, los martes entre las 14 y las 18 hs estamos en la Facultad de Derecho, en el subsuelo, en calle 48 entre 6 y 7. Ahí un equipo interdisciplinario de abogadas, trabajadoras sociales y psicólogas recibimos a la gente que se acerque –que puede venir a consultar para sí misma o para alguien que conozca–; [puede ser] gente, instituciones, docentes, organizaciones sociales. Lo que hacemos es escuchar la demanda, la necesidad, la inquietud de la persona que se acerca y ofrecer un poco [los] recursos que existen, orientar adónde [la persona] puede ir, acompañar en ese recorrido que puede llegar a iniciar.

También tenemos una segunda área que es el Área de Terapias Breves, que está compuesta por psicólogas y trabajadoras sociales. Ahí ofrecemos un espacio de apuntalamiento para el momento inicial de la demanda y del proceso judicial, que es bastante complejo y que está bueno poder acompañar desde un lugar profesional. También tenemos un Área de Comunicación y Talleres donde hacemos dispositivos pedagógicos, talleres, seminarios y publicaciones.

Este acompañamiento feminista ¿de qué se trata? 

Valeria: el acompañamiento feminista consta de un montón de matices. Como bien dijo Paula, cada una de las áreas realiza un acompañamiento particular. En el Área de Atención lo que hacemos más que nada una escucha atenta y un acompañamiento sororo-feminista en relación a la situación de violencia que se está atravesando; porque cuando una persona atraviesa una situación de violencia ocurren un montón de cosas: los vínculos están cortados, se desorganiza a veces el discurso, la demanda, lo que se quiere.

Nuestra idea es acompañar en ese proceso de qué es lo que quiere esa persona, qué es lo que necesita en ese momento concreto para poder avanzar y salir de esa situación de violencia. Acompañamos en las distintas instituciones donde se realizan las denuncias, si esa es la decisión; acompañamos escuchando y dialogando, acompañamos también en los talleres cuando se problematizan la situaciones de violencia, y acompañamos también en el espacio de contención psicológica.

El acompañamiento puede ser múltiple, y lo importante acá es que tiene una finalidad que es la autonomía de las personas que se acercan y justamente es un acompañar en red, un acompañar interdisciplinario, comprometido políticamente.

Acaban de publicar Herramientas para hacer frente a la violencia de género. Aportes y experiencias desde los feminismos. Cuando surge una publicación de estas características, ¿la necesidad está en ampliar?, ¿lograr que más gente se comprometa a hacer este tipo de acompañamientos? ¿sistematizar toda esta información, socializarla?

Valeria: sí, y tiene que ver con poder democratizar un montón, el discurso jurídico sobre todo. Hay un montón de herramientas que son jurídicas y que se necesitan en momentos concretos, pero a la vez [el libro] tiene una perspectiva crítica de derechos humanos, y como equipo nos damos cuenta en todos los acompañamientos que ese saber jurídico es necesario, hay que saberlo pero no alcanza.

Entonces este libro es un diálogo que hacemos con las organizaciones que acompañan cotidianamente también a mujeres y disidencias sexuales en los distintos procesos y es una puesta en común de todas esas estrategias múltiples que  están sucediendo en cada uno de los territorios de la ciudad de La Plata. Nuestra intención es poder sistematizar ese diálogo que venimos realizando hace siete años.

Paula: sí, y además también tiene que ver con nuestros derechos, de las mujeres y de las disidencias, particularmente. Para actuar en situaciones de violencia de género no se necesitan ni abogados ni abogadas y mucha gente no lo sabe, la denuncia judicial no es la única solución. Existen un montón de otras herramientas, tienen que ver con poder interpretar la necesidad, la demanda, el deseo de la mujer, de la persona en ese momento concreto.

Ni bien empezó el CAV empezamos asesorando con las abogadas, las psicólogas, las trabajadoras sociales, pero también empezamos haciendo talleres con organizaciones. Porque [esto implica] multiplicar estas herramientas y lo que hemos visto en todos estos años es que las mujeres y las disidencias construyeron, como decía Vale, un montón de herramientas que en realidad eso hacen a la supervivencia de las mujeres en la vida cotidiana. Entonces es poder valorar esas experiencias, subrayarlas, apuntalarlas, ponerlas en dialogo con los derechos, con los recursos institucionales.

Un poco esto es para multiplicar y que realmente todas las personas podamos acceder a nuestros derechos, y no solamente necesitemos de un abogado [o] tengamos que ir a la facultad de Derecho. Además porque el acompañamiento en situaciones de violencia es complejo, es desgastante. A veces las personas empezamos un acompañamiento y no tenemos noción del tiempo que va a llevar, entonces nos parece que es muy importante poder ser claras en la complejidad que tiene, que no es imposible, pero que sí necesitamos construir algunas estructuras mínimas que sean flexibles, que estén a la altura, que se amolden  a nuestras necesidades y posibilidades para que esos acompañamientos sean duraderos en el tiempo. Y eso nos parece que es una perspectiva feminista. Es comprometernos con las compañeras, con les compañeres y realmente acompañar en lo que podemos y, cuando no podemos, saber adónde recurrir. Esa es la construcción de las redes que decía Vale.

herra

Esto de la complejidad, ¿tiene que ver con esta dificultad de salir del círculo de la violencia? Muchas veces el primer impulso es ir a denunciar y después volver para atrás…

Valeria: sí, no se informa realmente lo que implica ir a hacer una denuncia. Circula como un conocimiento popular de que la única denuncia es la penal, cuando no siempre es el mejor fuero ni el más capacitado para trabajar situaciones de violencia de género, sino por el contrario, el fuero de familia en un nivel inicial es lo más aconsejable y los mas rápido para tener una medida de protección. Entonces, hay mucha información que no circula o que circula de maneras que no favorecen los derechos ni los procesos de las mujeres y las disidencias sexuales, que está bueno poner al menos en diálogo. Después cada organización, cada grupo, cada mujer va generando su estrategia, pero podemos entablar –al menos con el equipo y con lo que quisimos hacer– un principio de algo entre esas experiencias.

Paula: y también es muy importante que los acompañamientos apuntalen a que las personas seamos felices y no pensarnos desde el lugar de víctimas, y muchas veces las instituciones revictimizan, no solamente haciendo contar una y mil veces, o haciendo esperar doscientas millones de horas en un espacio que no está pensado para que haya niños y niñas, donde hay muchas violencias institucionales, sino también revictimizan colocándonos en lugar de víctimas; desde ahí construimos una identidad de la cual podemos demandar nuestros derechos.

Lo importante de los acompañamientos feministas es pensarnos como personas que pasamos por una situación de violencia. Todas podemos pasar por una situación de violencia y todas podemos salir, todas sufrimos un montón de violencias y no solamente nos identificamos desde ese lugar. Entonces, el feminismo es eso, es encontrarnos entre compañeras, entre compañeres y hacernos sentir bien, acompañarnos y festejar y tomar un vino y pensar cosas lindas, y construir desde el deseo también.

la-plata-ni-una-menos-e1480011559683

¿Cómo se hace para después de siete años de poner cabeza, cuerpo, oreja y más en el CAV llevar adelante un libro? Si pensamos en siete años de trabajo, el libro podría ser infinito. ¿Cómo fue el proceso para realizarlo?

Valeria: Y… creo que hubo muchos vinos. El capítulo uno y dos era vino y cerveza (risas)

Paula: el 7 y el 8 también (risas)

Valeria: y finalizamos ahí (risas) Hubo un montón de procesos, fue un desafío. Fue también una catarsis que hicimos en relación  a sistematizar un trabajo que veníamos realizando, porque en general en las situaciones de violencia se trabaja en urgencia. Estamos acostumbradas a abordar situaciones que tienen  un contenido fuerte de peligro, donde hay que evaluar los riesgos, hay que estar con tiempos que a veces no son, por ejemplo de la escritura o de la investigación. Pero nosotras siempre quisimos mantener este dialogo entre la práctica y el acompañamiento y la sistematización, los talleres, la comunicación. Entonces este diálogo [apuntó a] que más allá de los acompañamientos que nosotras hacíamos a las distintas instituciones o lo que sea, de la estrategia que fuera que se abordara, siempre había un equipo también de personas que estaba pensando en los talleres, en la teoría, en la formación interna, en el autocuidado, y gracias a eso creo que se pudo mantener muchísimo el trabajo. Si no, nos hubiéramos desgastado rápidamente como pasa en general en las oficinas públicas. El nivel de desgaste, de precarización, de vaciamiento de las políticas públicas, hace que el trabajo sea muy difícil y que una persona no pueda durar más de dos años haciendo el trabajo en términos saludables.

Paula: y además este libro tiene una particularidad, que es que tiene tantes autores que es imposible de nombrar. Algunes aparecemos en la tapa, pero es una casualidad. Por un lado es un conocimiento construido en cada atención, en cada mujer que se acercó al espacio, en cada escucha, en cada acompañamiento, pero también en cada taller nosotras fuimos construyendo, junto con las personas con las que hacíamos talleres, una manera de entender la violencia, poder identificarla y de construir mecanismos de acompañamientos que son feministas, que son populares, que tratan de ser emancipatorios y, por qué no, revolucionarios… Pero lo decimos así, en voz baja, que no escuche nadie (risas).

Y entonces este libro surge también del taller, un proceso que hicimos, muy hermoso, con las compañeras del Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional en el año 2017, un taller que duró dos meses y pico, donde nos encontramos con las compañeras y semanalmente fuimos construyendo junto con ellas cómo construirnos a nosotras como acompañantes desde los territorios y desde la particularidad que tienen los territorios, porque no sirve hablar de acompañamiento en abstracto, hay que pensar desde un lugar muy situado.

El pensamiento situado es fundamental para poder construir herramientas feministas y que sirvan realmente. Con estas compañeras –nosotras decimos que son coautoras de este libro, aunque bueno al final no aparecieron como autoras pero si están en cada palabra y aparecen en algunas fotos (es hermoso el librito, quedo muy pero muy bonito)–, y, bueno, un poco el libro refleja ese proceso que para nosotras fue como la culminación de siete años de trabajo con diferentes organizaciones, con diferentes espacios. No vamos a poder nombrar a todo el mundo, disculpen las organizaciones que no estamos nombrando.

Después que terminamos de hacer los talleres nos pusimos a sistematizar la información, y empezó todo otro proceso que es construir un libro que nosotras no veníamos pensando en esa clave ,que tiene que ver con comunicar a otro, a una otra que no conocés, y esa comunicación tiene un montón de aristas. Ahí nos encontramos con editoras compañeras, primero Karen y después las compañeras de La Caracola que nos ofrecieron una lectura súper interesante. Entonces tuvimos que salir a buscar otros lectores y lectoras, y ahí fuimos a buscar a Cristian Prieto, Ana Dun, a Celina Rodríguez, para que nos lean el material, para que nos hagan devoluciones.

Después nos encontramos dialogando con las diseñadoras, con Camila, con Dani. Fue un proceso que realmente nos abrió un nuevo lenguaje, porque nosotras somos más del lenguaje oral, del uno a uno, de la una a una en los talleres y en la atención, y esperamos que realmente hayamos cometido nuestro objetivo y que sea un material que le pueda servir a alguien que no conocemos y que no vive en La Plata.

20181207143925_.20180912154155_34307427_0_body
Facultad de Derecho y Ciencias Jurídicas de la UNLP

¿Dónde se puede encontrar el libro?

Paula: Nuestro objetivo no es ser milllonarias, sino no estaríamos haciendo esto (risas): el libro es gratuito, de acceso libre. Va a estar en las redes, en la página de La Caracola, que es la editorial que muy amorosamente nos acompañó en este proyecto. También en las redes de la universidad, y nuestra idea –y acá viene así como la oferta– es salir a encontrarnos con compañeras y compañeres, y poder presentar este libro en formato taller, y poder seguir construyendo herramientas desde los territorios. Así que pensamos viajar por toda la América Latina unida. Que nos inviten, que vamos. Nuestro mail de contacto es violenciadegenero@jurson.unlp.edu.ar

En el Encuentro de Mujeres, ¿piensan armar algo?

Paula: sí. Estamos medio así como participando de la previa de la organización. No tenemos ninguna instancia particular, todavía no sabemos bien cómo van a ser, vieron que el Encuentro es como un despiole entonces pasan muchas cosas en simultaneo, todavía no sabemos bien cómo van a ser todos esos simultáneos. Pero vamos a estar como estamos hace un montón de años y como estuvimos siempre y seguiremos estando, porque lo necesitamos. Como todas las mujeres y disidencias esperamos el encuentro de mujeres para tomar aire y seguir, así que ahí estaremos y llevaremos libros y feriaremos, ¡Queremos feriar!

Al margen de la posibilidad de leerlo online, liberado, en PDF, si les interesades se dan una vuelta y se contactan con las compañeras del CAV le dan una mano al espacio, una colaboración.  

Paula: Sí, porque además, vieron lo que pasa, no sé si ustedes escucharon hablar de la macrisis (risas)

Nos suena de algún lado…

Paula: cuando nosotras empezamos el proyecto, hace como dos años, salía una plata hacer un libro, a los dos meses salía otra, y ahora es como 17 veces más.

Pasaron cosas…

Paula: pasaron un montón de cosas. Nuestro objetivo también es poder regalarle los libros a las compañeras, la idea es que el libro sea como un material de trinchera, que entre en la cartera de la dama y en el bolsillo del caballero….Y que sirva para ir al juzgado poder sacar el articulo y discutir con el señor de la mesa de entrada si necesitás discutir y que sirva para ir a la comisaría y que lo tengas  a mano.

Entonces poder regalar ediciones en papel para nosotras es muy importante. Para eso necesitamos vender algunas para poder regalar otras, así que si nos ayudan comprando está buenísimo, pero lo más importante del libro es que sea para multiplicar. Nosotras mostramos una experiencia, que sirva para replicar y tal vez no para hacer lo mismo, pero sí como una idea para hacer otra cosa.

Lo que nosotras queremos es un mundo feminista sin violencia hacia las mujeres ni las disidencias, donde cantemos canciones y nos agarremos de las manos y matemos a todos los machos. El macho simbólico, Raúl, no te enojes (risas). Así que, bueno, si el libro ayuda, genial, y si no ayuda no importa: el objetivo es otro.

El libro puede encargarse o descargarse en la página de Ediciones de La Caracola. Que circule.

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s