“Tuvimos que despojarnos de un sistema prendido en nuestro cuerpo: encima del dolor, que no saliéramos a la calle, que nos quedáramos adentro” – Entrevista a Nora M. de Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo (Línea fundadora)

Por el equipo de radio Juana Sostén

A Nora Morales de Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo (Línea Fundadora) le parece hermoso el encuentro entre quienes luchamos por los derechos de las mujeres y quienes, como ella y sus compañeras, son figuras emblemáticas y ejemplares de la lucha incansable por los derechos humanos, por un horizonte permanente de Memoria, Verdad, Justicia: “es muy lindo esto”, nos dijo Nora en el aire de Radio Futura, “que podamos reconocernos y transmitir solidaridad y lucha”. Juana Sostén conversó con ella a casi un mes de la histórica movilización contra el 2×1 y en vísperas de un nuevo #NiUnaMenos en las plazas y en las calles de todo el país.

Estás volviendo de un viaje, ¿verdad, Nora?

Sí, estoy volviendo de un viaje a Guatemala y a México.

¿Qué tal estuvo?

Bueno, muy dramático, todo. México es un volcán. En México hay algo que se parece mucho al terrorismo de Estado, es terrible. Además de todos los amenazados, todos los que están con pedido de captura, con la muerte de los estudiantes y de otros más, también los periodistas, todos los días aparece muerto un periodista o un docente. Muy grave es. Muy grave. Un pueblo que ya no sabe qué esperar. Y después en Guatemala, lo mismo, hace poquito se murieron en un hogar 43 niñas quemadas, terrible. Igual que acá en Pergamino, no, cuando son maltratadas en un lugar y quieren denunciar, bueno, las matan y ahí se terminó. Ahí terminó la denuncia. Muy grave. También la gente está muy perseguida, en Guatemala también es un Estado muy parecido a lo que es el terrorismo de Estado, en que todos los crímenes se les atribuyen a los narcos, viste, igual que en México. Le atribuyen el crimen a los narcos y los narcos están amparados por el gobierno. Así que estos viajes son viajes de dolor. Pero que la gente espera, espera que lleves no un consuelo, si no la fuerza para seguir luchando. Nada de consuelo, hay que seguir y seguir. La situación es fea, pero bueno, ahora veremos, esta semana, qué pasa. Vamos a ver si se realiza la presentación del juicio político a los 3 jueces, a la brevedad hay que hacerlo, no hay que dejar pasar esto, imaginate que otras resoluciones va a tomar la corte si uno le permite esto del 2×1, ¿no?

12891066_963901393686505_4476688494517131034_o
Nora en la Jornada Politico-Cultural a 40 años del golpe genocida (Morón, 2016), foto: Colectiva Fotografía a Pedal

¿Cómo viviste vos esa marcha, esa convocatoria tan emocionante en la plaza, el 10 de mayo?

Y, sí, vi que el pueblo dijo “hasta acá”, el pueblo está ya dispuesto a marcar también qué es lo que no debe ser, qué es lo que el pueblo no va a permitir. Si hay un abuso de poder para volver atrás todo lo que luchamos, 40 años, qué imagen la del gobierno, ¿qué piensa, ir a las elecciones y hacer tentativas de seguir así? Yo creo que está equivocado. Está equivocado fiero. El pueblo ya se cansó de ir para atrás y para atrás en todo lo que habíamos avanzado en derechos humanos.

Cada vez quedamos menos madres, pero las que estamos seguimos con fuerza, y tenemos casi todas ya 90 años, cerca, un año menos, un año más. Pero todo este amor por nuestros hijos, todo ese caminar que tuvimos nos da una fuerza especial. Y además ante cada injusticia, estamos. Estamos en los juicios, ahora estamos siguiendo de cerca el juicio por la Sala Alberdi, no sé si se acuerdan, que para desalojar los balearon a los pibes, hay dos o tres chicos que tienen balas todavía en su cuerpo. La policía, la policía metropolitana; lo permisivos que han sido para esa acción brutal que se llevó a cabo ahí.

Después hay otros juicios que estamos apoyando, un juicio en La Plata, a la Concentración Universitaria, la CNU, y acá el de la ESMA, el de ABO, los juicios están muy espaciados pero estamos empujando para que realmente sigan adelante. Y que no quede nadie impune. La Argentina tiene que ser el país que sea el ejemplo de que terminó con la impunidad. De que los juicios y la cárcel para los genocidas son una meta, la otra es el no a la reconciliación. Esta iglesia que promueve la reconciliación, este grupo de iglesias católicas, es el mismo que entró en los campos de concentración, que bautizó los vuelos de la muerte, que palmeó la gente torturada dentro de los campos de concentración, que fueron fuente para la entrega de los bebés apropiados de sus madres cautivas y embarazadas a familias extrañas, robándoles su propia identidad. Esta iglesia, este grupo… Yo soy católica, pero no es mi iglesia, esta. Mi iglesia es la de la acción por los pobres, la de Angelelli, la de Carlos Mugica, De Nevares, Novak. Esa iglesia que estuvo con los pobres, que fue también víctima, y los compañeros hicieron silencio, cuando mataron a Angelelli, a Carlos Mugica; un silencio y una aprobación de esos crímenes horrendos. Y ahora, ¿qué quieren? ¿fueron partícipes del terrorismo de estado y quieren que nos reconciliemos con los genocidas? Pobre de esta iglesia. Me dan lástima. Porque esta iglesia está despedazada.

marcha-2x1-en-Plaza-de-Mayo-contra-la-libertad-de-los-represores-1920-9
La multitudinaria marcha del 10 de mayo contra el 2×1 a los genocidas  © Nicolás Stulberg – Adrián Escandar (Infobae)

Vos recién nombrabas el empuje de las Madres, ¿creés que todo lo que se ha logrado en todos estos años hubiera sido posible sin este empuje de todas juntas?

No, no creo, pero creo que hay más gente, que las madres solas no lo llevamos adelante, hubo otros organismos, una parte del pueblo, que es también la que ahora sigue saliendo. El pueblo despertó, tomó consciencia política, que costó tanta sangre y tanto dolor. Pero este pueblo tomó consciencia política, de militancia. Cada uno desde donde puede, con su palabra, con su apoyo, con su solidaridad, con su ética. Yo creo que entre todos los que salimos a la calle conformamos ese núcleo ético de lucha. Y seguimos. Y el día 10 de mayo se demostró que este pueblo no se va dejar avasallar. Y después el presidente este lo verá cuando quiera presentarse a elecciones. Y creo que sí funciona la Memoria para saber que perdimos en este año y medio 20 años de lucha. Además de perder espacios importantísimos para la defensa de la verdad, de la memoria, de la justicia. Creo que hay que seguir y decir realmente esta verdad. Ahora quieren los militares, la iglesia, ¿qué verdad? ¿Que se levanten, que emerjan de las tumbas los muertos, los asesinados, que emerjan y muestren sus heridas? Porque ellos, solamente ellos, pueden dar el perdón. Nosotras no tenemos por qué. Las verdaderas víctimas torturadas y asesinadas son nuestros hijos, nuestras hijas. La iglesia tiene que ser sensata de una buena vez en la vida. Este grupo, vuelvo a repetir, este grupo que es el que se reúne con las familias ricas, nada más, y van a comer a las casas de las familias ricas, pero no pisan el barro de la villa, no asisten a la gente que tiene la pena grande de ser tan pobres. Entonces qué nos está proponiendo, esta iglesia.

Recién comentabas sobre lo impactante que fue ver la Plaza de Mayo colmada en la marcha contra el 2×1 y ahora estamos en la previa de otra marcha que esperamos que sea multitudinaria, un nuevo #NiUnaMenos. Vos hace poco dijiste “Ahora que soy feminista, es una cosa bárbara”…

Eso me lo puso alguna amiga, una de esas que me quieren mucho (risas)

Pero vos lo compartís…

Antes no era feminista, yo. Yo me crié en un hogar machista, patriarcal. Por años y años. Pero después, bueno, cuando se llevaron a Gustavo, se me cayó un velo. Tomé todas las fuerzas y el empuje para salir a la calle y vencer todos los obstáculos que esta sociedad oligarcona y fascista nos quería imponer. Encima del dolor, que no saliéramos a la calle. Que nos quedáramos adentro. Y tuvimos que despojarnos de un sistema prendido en nuestro cuerpo y en nuestro ideario, hasta ese momento. Y después saber que no solo tenemos deberes, que tenemos derechos, que los tenemos que ejercer. Todos los días y en cada acto. Demostrar que la discusión de género no tiene por qué existir ya más. Que somos mitad y mitad y que tenemos que reconocernos para la igualdad.

Reconocernos en nuestros derechos es muchas veces muy difícil porque a todos nosotros y a todas nosotras nos crían en hogares patriarcales

Claro, con esa mentalidad te hacen creer que “este trabajo es solo para los hombres, este es solo para las mujeres”, “este derecho es de los varones”, vos tenés que trepar y rasguñar hasta hacer entender que vos tenés ese mismo derecho. Cuesta mucho. Acá hay una sociedad fascista y el fascismo es el machismo. Esa es la definición, sabés. Quieren dominar, dominar el mundo. Y no es posible. Ya las mujeres hemos demostrado que nos visibilizamos, que salimos a la calle y bueno, y vamos a terminar con el femicidio antes de lo que se creen estos cretinos asesinos.

En general son siempre las mismas ideas. Vos nombrabas recién a la iglesia católica y el accionar que tuvo durante la dictadura militar, y ahora con el 2×1, y también con respecto al cuerpo de la mujer…

Sí, pero vamos a seguir luchando con mucha fuerza y vamos a vencer. Vamos a vencer porque las mujeres somos más. Ya te digo, se tomó una consciencia… Además el pueblo todo tomó una consciencia militante, política, muy importante. Los colegios, las universidades, las fábricas. Cuando vamos a dar una charla hablamos y transmitimos esta lucha de 40 años y la gente entiende que hay que emprender este nuevo camino.

 

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s