Yo pensaba que eso era el aborto

Por Mariángeles Vallejos

Una vez Rodolfo Walsh dijo “El terror se basa en la incomunicación”.

Hablar de aborto me parecía tarea fácil, pero te la encargo si te toca abortar. Tiene que ser legal, seguro, gratuito, sí, pero si te toca, que bajón.

Desde que la mujer nace, su cuerpo es escenario de intervenciones. Desde los aritos en las orejas (para que se la reconozca nena y no varón porque los bebés son todos iguales); hasta los controles ginecológicos anuales, (los hombres, además de hombres, ¿nacen sanos, que no se hacen controles nunca en sus órganos reproductores?). Y ni mencionar el parto, sobre el que se tuvo que legislar para que éste sea “humanizado”.  Lo que nadie dice es que esas intervenciones sobre el cuerpo molestan, duelen, hacen llorar, pero “te la tenés que bancar porque es por tu bien”.

A partir de esas intervenciones sobre nuestros cuerpos que tan naturalizadas tenemos, todo, absolutamente todo lo que se hiciera sobre el cuerpo de la mujer me sonaba a dolor y maltrato. Así que lo que me pasó hace poco tiempo fue memorable, caí en la lectura de Código Rosa, el libro de relatos sobre aborto que escribió Dahiana Belfiori. Antes me dieron una advertencia genial: “es como un abrazo”. Abrazo y aborto en la misma frase ¿cómo puede ser si el aborto, como cualquier cosa que se hace en el cuerpo de la mujer, duele, molesta, hace llorar y viene acompañado de maltrato?

Hablaba del misoprostol y de las socorristas. Tomar una pastilla por unos días, estar en tu casa y recibir el acompañamiento sororo, en fin: humano, de las socorristas. Todo eso estaba muy lejos de lo que pensaba que era el aborto. Creía que era una intervención sobre el cuerpo de la mujer, en un quirófano quizás, con un médico moralista tratando de puta a la mujer por decidir sobre su cuerpo (para después cobrarle miles y miles de pesos: por el raspado y por los insultos, porque todo se cobra). Yo pensaba que eso era el aborto. Y si bien, lamentablemente, eso es el aborto en muchos casos, hay otras ocasiones en las que no es así.

¿Cómo puede ser que no me haya enterado?

Ya era feminista, ya había ido al Encuentro Nacional de Mujeres, ya había leído a Virginia Woolf, pero ese dato no lo tenía ¿Es imperdonable? ¿me colgué en algo tan importante? No, es que nadie me lo había dicho.

 “boluda, yo pensaba que el aborto era con un raspado y todo eso
y ya era tu amiga
ya era feminista
y ya estaba a favor del aborto
así que imaginate lo que le pasará al resto”

Mis compañeras habrían pensado que yo ya lo sabía. El resto desconocería el tema de raíz, igual que yo. En mi cabeza feminista y antipatriarcal estaba sembrada la semilla del terror. “El terror se basa en la incomunicación”. Ante el desconocimiento, me imagino lo peor. El aborto es eso, aguantar el dolor y aguantar los maltratos en pos de decidir sobre tu vida y tus tiempos.

Cuántas mujeres faltas de información, como yo lo estuve, irán por la vida pensando que el aborto es una máquina que succiona un feto como una aspiradora, o una percha, unas agujas de tejer, o un médico moralista que te insulta y luego te cobra los insultos. Cuántas de ellas tendrán embarazos no deseados, querrán interrumpirlos y lo harán con estos métodos dañinos pero reales y vigentes. Cuántas de ellas morirán en el proceso de decidir sobre sus cuerpos.

“El terror se basa en la incomunicación” dijo Walsh. Cuántas mujeres se salvarían si supieran que en un país donde el aborto es ilegal, se practica con pastillas, en casa, con seres queridos alrededor y con compañeras/hermanas que te llaman a cada rato para saber cómo estás.

“El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información”

5 comentarios en “Yo pensaba que eso era el aborto

    1. Dai

      El párrafo esta correcto! Habla de que aca, en un pais donde el aborto no es legal (Argentina), se puede conseguir el misoprostol y usarlo en casa. Justamente de eso habla, de que como el aborto es ilegal, existe la idea de que te lo tenes que hacer quirurgicamente, en una clinica ilegal, o en peores condiciones, y eso muchas veces es lo que mas asusta del tema.

      Me gusta

  1. Evelyn

    ¿Y tu punto es que como te enteraste de que se puede abortar tomando una pastilla lo hace mas seguro y menos agresivo que otro método, entonces invitas a las personas a que aprueben tu moción y no tengan miedo de abortar?. Nunca pensaste que cuando una mujer aborta, puede estar asesinando a otra, ¿Dónde queda el “Ni una menos” ahí?.

    Me gusta

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s