#NiUnaMenos: en (her)manadas

Por Sara Tejada Gómez, juanamiga

13407306_10209530904126614_8673579667136460741_n

Primero fue el grito, el inexplicable frío de verme violada, tocada, gritada, juzgada, violentada.

Luego vino la mano, el amor de una hermana, una que no conocía pero que entendía mi grito; fue una hermana que no juzgó, que acompañó y abrazó mis temores.

Entonces vino de nuevo el grito, un grito acompañado, un grito de muchas hermanas, comprendí que para no ser ni una menos es necesario gritar en manada, con esa familia de muchas hermanas que cobija y lame las heridas.

Cura tus heridas en manada. Gruñe tus peleas en manada.

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s