Las cuerpas nuestras

Por Ana Victoria González, juanamiga / Fotos de Mariángeles Vallejos

Las cuerpas nuestras

Disociados de nosotras

Territorios cartografiados por otros

Puestas en valor, de remate, rematadas

Desconocidas por siglos, vedadas

ignoradas por la ciencia, a la medida del hombre, que –siempre nos enseñaron- es la medida de todas las cosas

último reducto de la libertad

el último confín, el límite que no debería haber sido penetrado jamás sin invitación

Un punto que cuando se sabe constelado florece y arroja sus raíces

Se enciende y galopa expandiendo las fronteras hacia el horizonte

Úteras ociosas por decisión, siempre tierra fértil que decide cuál será el fruto y si saldrá o no de su vientre,

Sabemos: somos la tierra, y vienen por todo.

Que sepan: estos fuegos aislados en realidad son adelantos lumínicos,

hogueras iniciadas por nosotras para arder de nuestro fuego elegido

(Porque somos las nietas incendiarias, y tomamos las antorchas)

Y a partir de hoy vamos a pudrir el rancho hasta los cimientos

Y sobre la podredumbre arrojaremos las semillas

que conservarán para siempre la memoria reactiva, inflamable

Dispuestas a marcar a fuego el avance de la última frontera

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si descascaramos, nos arrancamos las armaduras, la corsetería, los cinturones de castidad

Si elegimos las palabras para vestirnos

Nuestra desnudez será signo de libertad

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s